Hay una leyenda que han contado en los bares, una de esas que no hay dios que se crea… Cómo coincidieron tres renegados de todo y nada. Corre el rumor de una Trinidad sin nombre, que da conciertos sin revelar su rostro.
Un rumor al que, como a los buenos rumores, le gusta cocinarse lento. Como a las venganzas, como a las conquistas. Como a Santo Drama 🔝 El secreto mejor guardado del rock nacional empieza a diseminar su pequeña revolución salvaje sin que te percates. Quizá sean algo más que una leyenda y estén sembrándose ya en regadíos de corriente alterna. Mejor estar preparados…